lunes, 15 de febrero de 2010

Se acabò la carne

No me hice vegetariana, ni tampoco estoy poniendo un titular tremendista por la increible suba de precios de este tan preciado alimento.
"So`o opà" fue lo que le dijeron los tan hospitalarios guaranìes a los españoles, cuando le dieron la mala o buena noticia de que la carne se habìa acabado pero en su lugar le ofrecìan una comida muy popular hecha a base de maiz triturado.
De allà a la fecha los visitantes le fueron agregando huevos, leche y queso, para que sea màs potentosa hasta obtener lo que hoy conocemos como Sopa Paraguaya.



Para hacer este rico plato que se puede comer todos los dìas pero seguro no puede faltar en Semana Santa hay que, hacer una polenta (500 g) como indica el paquete con 1 litro de agua y 1 litro de leche.
Podemos ponerle unas cucharadas de manteca para que quede màs suavecita y no tan compacta, y tambièn salar a gusto.
Por otro lado rehogar 1 kg de cebollas cortadas en medios aros.
Cuando las preparaciones anteriores estèn a temperatura ambiente, mezclar todo y agregar 500 g de muzzarella en cubitos y 8 huevos bien batidos. Mezclar bien para que quede todo bien quesudo!
Esto lo volcamos en una asadera enmantecada y lo alisamos con una cuchara.
Ahora nos falta solo el toque final: la cubierta. Ahora van a entender el porque de esas sopas paraguayas tan doradas. Para eso mezclar: 1/2 taza de queso rallado, 1 huevo y leche hasta que se forme una pastita no muy lisa. Esto lo esparcimos por arriba del menjunje anterior y al horno por aproximadamente una hora.

Y lista nuestra primer y ùnica Sopa sòlida!!!!


Gracias a Maru Perez por las bonitas fotos.

2 comentarios:

Juan Ignacio dijo...

Que buen aspecto tiene!!!! lastima que sea virtual...Gracias por la receta...Nacho

Cusi dijo...

Gracias!
Espero que te haya servido la receta!